miércoles, 11 de octubre de 2017

LOS HERMOSOS DÍAS

VIAJE NOCTURNO

POR un mundo donde todo ha muerto
donde jamás volverá la luz
mi espíritu atraviesa
la eternidad.

Y es como una avenida donde claman
las hojas oscuras y aisladas,
al viento solitario
abandonadas.

Oh si tal vez tornara al lugar
de su propia materia en el cielo,
donde flotar en sueños
ya confundido.


***


LA FLOR

YA MAJESTUOSAMENTE la noche se despliega
sobre todas las plantas

Oh déjame besar tus manos,
tus labios, en la sombra.

Veo una hermosa flor entre los yuyos


***


LOS SAUCES

Todo el día he seguido dentro de mí
una corriente clara como las noches del verano,
el agua es verde y transparente;
todo el día te he recordado.

Ven, somos jóvenes y aquí pasa el amor
flotando entre la luna y el viento,
ven, que el aire concede tus labios a los míos;
oh, los sauces, los sauces pensativos!


***


ENERO

IV

DE NUEVO en mí,
oscureciendo mi vista, levantando nubes
de polvo sobre un río dormido,
el amor,
como una flor cálida que se abre en mi pecho.
De nuevo solo, con una rama en la mano,
y envuelto por los círculos de un viento que se lleva
   el mundo
arrastrado, deshecho en pedazos grises.
Esperando, midiendo el curso de las estrellas,
cantando como si no tuviera un cuerpo
ni un nombre; desaparecido.


J.R Wilcock (1919-1978) Los hermosos días, Editorial Emecé, Buenos Aires, 1998.







jueves, 31 de agosto de 2017

Una hilera de ocas


Las palabras dentro de la cabeza son distintas
de las palabras en la boca y
las palabras en la boca son distintas
de las palabras dentro de las orejas.

Las palabras dentro de la cabeza
Actúan en silencio,
son intocables y están intactas,
sin forma surgen y desaparecen.
Su reino no es del
todo la cabeza en la que
han aparecido.

Las palabras dentro de la boca
se hallan en vía hacia el sonido y la forma;
son como una caballería glotal en ataque
que por pataleo rebota en la cabeza.
Pero en el último momento
vuelven a distribuirse y
salen hacia fuera como ocas.

Las palabras dentro de las orejas son
un pico agradable -más bien vibración que sonido,
más bien el ritmo que significado
(o bien el ritmo y el significado se separan por un momento
para volver a conectarse de manera distinta.)
Su objetivo único es
fecundar las palabras en la cabeza
y meterlas en la boca.

Y así nace el pensamiento.
Y así nace el diálogo.
Y así nace el poema.

Taja Kramberger, No palabras, Editorial Gog y Magog, Buenos Aires, 2013
(Traducción: Bárbara Pregelj)


domingo, 27 de agosto de 2017

88



el lápiz se desliza tranquilo
sobre la colina blanca
de la página
y va dejando rastros pálidos
como sonrisas
o atardeceres

quizás se trate de esto
solamente.

Celia Caturelli,  91 meditaciones. Editorial Huesos de Jibia, Buenos Aires, 2017.




viernes, 14 de julio de 2017

Las cosas...


Las cosas tienen peso, masa, volumen, tamaño, tiempo, forma, color, posición, textura, duración, densidad, olor, valor, consistencia, profundidad, contorno, temperatura, función, apariencia, precio, destino, edad, sentido. Las cosas no tienen paz

Arnaldo Antunes, Las cosas, Editorial Yaugurú, Uruguay, 2012


domingo, 9 de julio de 2017

La soñadora


No hay nada como el sueño natural
donde si uno busca, encuentra.
Casas gigantes y parientes jóvenes.
Muertos que cuentan chistes.
Flores fragantes y el mar que siempre invita.
El aroma es potente
como la flor de la mandrágora.
Seguí soñando que tal vez sea pura verdad
la confusión.


Fernanda Castell, De la Migración, Editorial TSE - Trópico Sur Editor, Maldonado, Uruguay, 2014.


Una vez


Una vez, como era tan temprano, caminamos
antes de ir a acostarnos y después de la cena
por dentro de una noche inmensa, cielo bajo
blanco de estrellas.

Caminamos por dentro del resplandor cercano
como dentro de música
dentro de un titilante silencio transparente
envueltos en canciones remotas y secretas.

Y aunque nadie cantaba
atravesando nieblas de ancha luz nocturna
caminábamos
sintiendo de algún modo como una voz, volando
sobre nuestras cabezas.

Y como no veíamos la tierra que pisábamos
todo se volvió cielo:
los ojos fueron cielo,
el corazón prendía y apagaba latidos
y así fuimos andando por adentro del cielo
juntos y silenciosos
envueltos en estrellas.

Circe Maia, La pesadora de perlas, Obra Poética, Conversaciones con María Teresa Andruetto, Editorial Viento de Fondo, Córdoba, 2013.

 

secretos

algo que es necesario pero no se conoce
y por ello parece imposible
algo que brilla según de dónde
y se oye como sedas en lo oscuro
y cruje como sedas apretadas o rotas
algo que es preciso tener pero no se posee
y es entonces considerado inútil
que crece cambia y cabe
pero desaparece
y ocupa sólo la mirada
dilatando el iris o el deseo

algo como una grieta seco y doloroso
de donde suave se reciba la música
algo que vuelve y gana y vuelve a perder
que se busca y siempre no se encuentra
y así resulta innombrable
algo que es necesario preciso tener
algo imposible inútil
que suena como sedas en lo oscuro
y cruje entre los ojos y respira


Liliana Lukin, Obra reunida, 1978-2008, Ediciones del Dock, Buenos Aires, 2009.

domingo, 23 de abril de 2017

Sobre esta playa de guijarros parada

Pequeñas rocas, mis rocas, mi pasado.
Lento corazón de casa
que el amor ha estallado y pulido.

Ya no hay roca, ya no hay casa.

El corazón vive libre a la intemperie,
late, vuela, canta.
El muro que lo contenía ha caído hecho carne
todo es presente en esta playa de guijarros.

La arena no es fina y blanca
no es virgen de pisadas
no es azul el agua.
Es un paisaje que queda
tras la íntima pelea de la sangre.
El cielo es rojo,
roja el agua
verde la mañana.

Soy yo a pesar y por lo tanto
Ni grande, ni pequeña,
humana y peregrina.


Gisela Galimi,  Memoria de la piedra, Editorial Textos intrusos, Buenos Aires, 2015






domingo, 26 de junio de 2016

BIOGRAFÍA SELVA DIPASQUALE



Soy Selva. Crecí en una casa en la que se militaba en política. Se iba al cine, al teatro y a ver espectáculos musicales con frecuencia. Hija única de un hombre que siempre lideró proyectos colectivos, que no para de soñar y celebrar la amistad,  y de una mujer que ama los libros y el arte. Digo que nací con un lápiz saliendo del ombligo para defenderme del mundo. Escribo poesías desde los 9 años. Padezco la soledad interna de los hijos únicos.  Para mí la poesía es una contemplación activa  del mundo y de las cosas que nos rodean. Suelo tener muchas imágenes  -como un cine en mi cabeza-  que intento atrapar para escribir. Me gusta más escribir que hablar. Hablar me resulta un acto físicamente cansador. Cuando escribo me siento libre y puedo explicar mejor lo que pienso o siento. Si pudiese, viviría más despacio, y más cerca de la naturaleza. Pero, fundamentalmente, más despacio. Y si bien me levanto cada mañana con el peso específico de la historia personal, intento observar parte de la realidad dejándome sorprender. Soy mamá de una hija que me enseña a transitar el ensayo y el error.  Trabajo como abogada en el ámbito público y vivo de eso. Publiqué libros de poemas, claro, y a algunos los modificaría y publicaría nuevamente. Soy muy curiosa e incursiono en la danza, las artes visuales y practico el Método De Rose. Tengo varios proyectos inconclusos pero avanzo. Coordiné LA INFANCIA DEL PROCEDIMIENTO y desde fines del 2015 coordino EL INFINITO VIAJAR.

LOS HERMOSOS DÍAS

VIAJE NOCTURNO POR un mundo donde todo ha muerto donde jamás volverá la luz mi espíritu atraviesa la eternidad. Y es como una avenida...