domingo, 26 de junio de 2016

BIOGRAFÍA SELVA DIPASQUALE



Soy Selva. Crecí en una casa en la que se militaba en política. Se iba al cine, al teatro y a ver espectáculos musicales con frecuencia. Hija única de un hombre que siempre lideró proyectos colectivos, que no para de soñar y celebrar la amistad,  y de una mujer que ama los libros y el arte. Digo que nací con un lápiz saliendo del ombligo para defenderme del mundo. Escribo poesías desde los 9 años. Padezco la soledad interna de los hijos únicos.  Para mí la poesía es una contemplación activa  del mundo y de las cosas que nos rodean. Suelo tener muchas imágenes  -como un cine en mi cabeza-  que intento atrapar para escribir. Me gusta más escribir que hablar. Hablar me resulta un acto físicamente cansador. Cuando escribo me siento libre y puedo explicar mejor lo que pienso o siento. Si pudiese, viviría más despacio, y más cerca de la naturaleza. Pero, fundamentalmente, más despacio. Y si bien me levanto cada mañana con el peso específico de la historia personal, intento observar parte de la realidad dejándome sorprender. Soy mamá de una hija que me enseña a transitar el ensayo y el error.  Trabajo como abogada en el ámbito público y vivo de eso. Publiqué libros de poemas, claro, y a algunos los modificaría y publicaría nuevamente. Soy muy curiosa e incursiono en la danza, las artes visuales y practico el Método De Rose. Tengo varios proyectos inconclusos pero avanzo. Coordiné LA INFANCIA DEL PROCEDIMIENTO y desde fines del 2015 coordino EL INFINITO VIAJAR.

No hay comentarios:

Publicar un comentario